We have moved!

The bigger, better, brand new DAPA blog is here (link)


Please note this Blog is not updated anymore.

We have moved! -- CLICK HERE --
Decision and Policy Analysis Research Area – DAPA

La piel de zapa de arábica

Al igual que la piel de zapa en la novela de 1831 del escritor francés Honoré de Balzac, el área cafetera en Centroamérica se encoge a medida que las temperaturas aumentan y los patrones de precipitación cambian, dejando a los pequeños productores de café vulnerables y con la necesidad de adaptarse rápidamente.
El cambio climático significa una "zona de confort" disminuida para los cultivos de café mundiales - al igual que los agricultores pequeños que los cultivan.

El cambio climático significa una “zona de confort” disminuida para los cultivos de café mundiales – al igual que los agricultores pequeños que los cultivan.

Cada año, en el mundo se toman unas 400 mil millones de tazas de café1, lo que convierte a este cultivo en uno de los productos básicos agrícolas más ampliamente comercializados de los trópicos. El café aporta energía a nuestras vidas cotidianas e impulsa los medios de vida de 25 millones de caficultores a nivel mundial, la mayoría de ellos pequeños agricultores que dependen directamente del café para su sustento.

Los cafetos tienen la peculiaridad de producir sus mejores granos en altitudes altas en un clima tropical en donde las temperaturas sean estables y el suelo fértil. Estas condiciones se encuentran generalmente a lo largo de la zona ecuatorial.

El problema es que, en muchas zonas tropicales de Mesoamérica, el café ya no estará en su “zona de comodidad”, a medida que se alteran las temperaturas y las precipitaciones. De hecho, tanto los modelos como los agricultores confirman que los cambios climáticos reducirán el área apta para el café y desplazarán efectivamente su producción a altitudes superiores y climas más frescos. En América Central en general, la elevación óptima para la siembra de café pasará de 1.200 metros sobre el nivel del mar a 1.600 metros para el 2050.

Según un estudio reciente realizado por el CIAT en El Salvador, Guatemala, México y Nicaragua, esto afectará a una cantidad de familias caficultoras vulnerables, que actualmente no poseen la capacidad de adaptarse a nuevas condiciones. El estudio propone un marco para evaluar la vulnerabilidad de esos pequeños productores frente al cambio climático y desarrollar estrategias de adaptación ajustadas a sus condiciones específicas.

Evaluación de la vulnerabilidad de los caficultores frente al cambio climático

WebEn México y América Central, más de 4 millones de personas dependen directamente de la producción de café para sus medios de vida; y la producción, compra y procesamiento del café emplean un estimado de 8.5 millones de personas en la región. La generación de empleo e ingresos a partir del café también es especialmente significativa para muchas poblaciones autóctonas en México y Guatemala.

El estudio del CIAT parte de la definición que maneja el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de vulnerabilidad de los pequeños caficultores frente al cambio climático, que combina tres factores: exposición, sensibilidad y capacidad de adaptación.

“La alta vulnerabilidad de los pequeños caficultores es el resultado de una alta exposición al cambio climático, en combinación con una alta sensibilidad debida principalmente a la excesiva variabilidad de la productividad y baja capacidad de adaptación primordialmente debida a una infraestructura inadecuada de poscosecha”, afirma María Baca, científica del Área de Investigación en Análisis de Políticas del CIAT (DAPA), en Managua, Nicaragua.

“El café es la principal fuente de ingresos para casi dos tercios de las familias que participaron en el estudio. Estas familias dependen de este cultivo para la alimentación, la salud y la educación de sus hijos”, explica Baca. “La variación de los niveles de productividad del café genera reducciones frecuentes en los ingresos y trae consecuencias funestas”.

Otros factores contribuyen a aumentar la sensibilidad de los pequeños caficultores ante el cambio climático, incluida la diáspora de la fuerza de trabajo y la falta de prácticas de conservación, en especial para recursos hídricos y forestales.

El bajo acceso al crédito, los deficientes niveles de organización social, el conocimiento limitado acerca de las políticas para el sector cafetero y las leyes ambientales y de uso de la tierra, así como la ausencia de tecnologías alternativas (como maquinaria para el despulpe del café, la infraestructura de secado, secadores solares, riego por goteo y acopio de agua) son otros factores que limitan la capacidad de adaptación de los agricultores.

Desarrollo de soluciones de adaptación a la medida

Las familias identificaron como estrategias generales para la adaptación al cambio climático el desarrollo o mejoramiento de tecnologías, como el riego por goteo en áreas con alto riesgo de sequía, manejo de sombrío, manejo de la fertilidad del suelo, control de plagas y enfermedades, conservación de suelos y agua del subsuelo, y adopción de nuevos cultivos para adaptarse a las condiciones futuras.

El acceso a financiación —incluidos los micropréstamos y el crédito formal— es crítico para ayudar a que los hogares inviertan en variedades de café, cultivos complementarios y mejoras en los medios de vida que reduzcan los riegos y mejoren el bienestar social de manera efectiva.

Si bien la función del Estado sigue siendo importante para la adaptación planeada y el desarrollo sostenible, las organizaciones sociales, como grupos de la sociedad civil, cooperativas y pequeñas organizaciones empresariales, forman parte importante de la solución y se les debe apoyar. Estas organizaciones no solamente facilitan que los hogares rurales tengan acceso a los recursos y conocimientos necesarios para la adaptación, sino que también empoderan a las comunidades para marcar el rumbo del sector cafetero para satisfacer sus distintas necesidades de desarrollo.

“Cada familia es diferente en cuanto a la situación de tenencia de las tierras, ubicación, cultura, conocimientos, experiencias, entre otras. Por tanto, las estrategias se deben desarrollar teniendo en cuenta el nivel del hogar, pero también los niveles local y regional, con políticas que se enfoquen en grupos de familias con características similares”, concluye Baca.

Lea el artículo completo publicado en PlosONE por Baca et al. (en inglés): An Integrated Framework for Assessing Vulnerability to Climate Change and Developing Adaptation Strategies for Coffee Growing Families in Mesoamerica

 1http://www.express.co.uk/

________________________________________________________________________________

Blog por Stefanie Neno. Stefanie es coordinadora de consciencia pública en el Centro Internacional de Agricultura Tropical en Cali, Colombia.

Una version breve de este post fue publicado en inglés en el CIAT News blog, el 5 de Marzo 2014.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Share this:

2 responses to: "DAPA presente en el Congreso Mundial del Aguacate"

  • Eric Baumgartner says:

    Buenas Dias,

    Quería preguntar si me pueden mandar documentos con los medidad mas recientes del parte alto Dapa?
    En especial de las bocatomas o de los quebradas de alla.
    Estoy haciendo una caracterizacion de los naciemiento que empiezan en el bosque de niebla.
    Necesito los dates como und comparacion con mis medidas.

    Saludos
    Eric Baumgartner

    • Edward Guevara says:

      Estás confundido, DAPA en nuestro caso es un acrónimo “The Decision and Policy Analysis (DAPA) Research Area”, no se refiere a la población de DAPA, Valle del Cauca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

about CIAT

If you could answer these three short questions, that would be really appreciated http://dapa.ciat.cgiar.org/we-want-to-know-our-readers/

Our Latest Presentations